lunes, 11 de diciembre de 2017

Paris, Paris, Paris...What Else?

Ciudad de luz, Capital del amor por excelencia, a la que tantos soñadores han suspirado tu nombre: París, cautivas con cualquiera de tus caras. Tú y solo tú consigues lo imposible. Logras que seis carcajadas se den a la vez en una misma habitación a medianoche, emocionas con tu arte y nos conmueves con tus calles. Al caminar mano a mano desde Montmartre hasta Saint-Germain, pasando por el canal Saint-Martin o el Marais, es ahí cuando se revela tu magia. Centenas de canciones, poemas y películas te convierten en la voz de las grandes declaraciones. Testimonios de estos encantos eternos, paredes y aceras adornados de los "je t'aime"más sinceros del mundo. "La ville  lumière". Eres, fuiste y serás inagotable e infinita.


sábado, 2 de diciembre de 2017

2 de diciembre

Dicen que se tarda una media de 15 segundos en formar una primera impresión de alguien. Únicamente 15 segundos, joder. En ese espacio nos da tiempo a juzgarlo todo. Desde la apariencia y los gestos, pasando por la postura hasta la voz. Pero de hecho, lo más interesante de todo es que de ese primer grabado mental que queda sobre nosotros en la cabeza de alguien, a lo que se le presta menor grado de atención es aquello que sale de nuestra boca: lo que decimos. 

Todo eso se hace muy interesante hoy en día,  donde lo más probable sea que tu lista de matches y likes vaya determinada por aquellas partes de ti que hayas decido mostrar. Es ahora más que nunca cuando se define lo que uno es o no por como se expresa. Aún así, lo cierto es que todos vamos de que ya lo sabemos todo. Pensamos que conocemos a alguien hasta por su manera de escribir por WhatsApp. Responde demasiado rápido. Muestra poco, mucho, demasiado interés. Menudo borde, ni una mierda sonriente me ha mandado. No sé vosotros, igual soy el único que se ha cansado de comedir o contener como se siente mientras habla con su platónico. De rallar la misma película una y otra vez.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Inventándome una historia el 4 de julio

Si nos remontamos a 1776, fue justamente este día en el que Thomas Jefferson junto al segundo Congreso Continental firmó la Declaración de Independencia Americana, proclamando así su separación formal del Imperio británico. Un poco más adelante, en 1862, un tal Lewis Carroll le contaba a Alice Liddell un cuento que más tarde se convertirá en Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas. Es también el centésimo octogésimo quinto día del año en el calendario gregoriano y el previo al cumpleaños del hermano de Fer. Quedan exactamente 180 días para finalizar el año. Y menudo año.

Si hay algo que el protagonista de esta historia ha aprendido hasta la fecha, es que a cada momento la vida nos pone ante encrucijadas y nos obliga a optar por un camino y a descartar otros. La necesidad permanente de tomar decisiones y la libertad para elegir son factores que definen como somos. Somos el resultado de todo lo que hemos elegido y con cada elección que hacemos definimos nuestro porvenir. En el caso de Bruno (ay perdona, que aún no te lo había dicho, así es como se llama el chico principal), la gran mayoría de sus decisiones iban motivadas por la fuerza de su corazón, que, aunque guiadas por la razón, intentaban con gran vigor tomar en cuenta la forma en la que ellas le afectaban  a los que le rodeaban.